Poema ateo en prosa

Aquel hombre, el hombre que ha reído por todos nosotros había aprendido a llorar, un día se preguntó ¿Entonces soy solo fuego de lo ignífugo? Habían pasado mil años desde que formuló la pregunta hasta que obtuvo su respuesta. Su hijo imaginado le respondió: No somos más que títeres con sus cuerdas manejadas desde abajo. Después de su encuentro con su no existencia, no volvimos a ser los mismos.

Anuncios

2 comentarios en “Poema ateo en prosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s