El miedo y yo

Es verdad, le tengo miedo a la oscuridad; fantasmas, espectros, demonios, no existen, pero les temo. Cuando me encuentro solo en mi habitación, por las noches, me aferro a las sabanas de mi cama como mis grandes protectoras.

Tengo 17 años y le temo a la oscuridad, miedo a lo que no conozco, a lo que no puedo ver. Por las noches debo asegurarme que la cortina cubra todo el exterior, no quiero ver las sombras, los espectros que rodean mi casa, mi casa o mi cabeza, el armario debe estar bien cerrado, asegurarme de ello para que nada me sorprenda, nada debe moverse que no se deba mover. Y cuando estoy solo, ahí, prefiero no acercar mis pies al borde de mi cama.

A veces, solo a veces, escucho risas por las noches, se burlan de mí, lo sé, pero otras veces, esas voces, solo lloran, me gusta creer que lloran también por mí, son voces de mujeres, de ancianas, como aprendí a llamarlas: Espectros que alguna vez fueron mujeres

Sé que terminaré muerto en esa cama, tal vez un demonio me mate, o tal vez un psicópata que se escondía en el armario, pero sé que terminaré muerto, muerto o en un sanatorio mental, no sé que es peor; Por ahora, solo intentaré dormir y soñar con que solo estoy loco

Buenas noches

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s