Colombia: República bananera 2013

Encontré cierto documento que de seguro expresa el descontento de varios como yo que estamos hartos de la patética situación bananera de Colombia … ¡Pero que viva Colombia! ¿Cierto? o.O Enlace directo aquí:

Y aquí un adelanto como abre-bocas:

La crisis de la democracia representativa se ha profundizado por cuenta del Congreso:

· Más de sesenta ex congresistas presos por su relación con grupos paramilitares y narcotraficantes. Sigue leyendo

Wear Sunscreen

Este es un vídeo un poco viejo tal vez, y probablemente ya lo hayan visto; aún así lo publicaré, una adaptación del artículo de Mary Schmich en el Chicago Tribune llamado: “Advice, like youth, probably just wasted on the young”

Y recuerden sean felices, después de todo esta es nuestra única vida. Y aquellos que nos hemos dado cuenta que esta vida es lo único que tenemos y vamos a tener, no perdemos nuestras ganas de vivir, en cambio nos reafirma disfrutar cuanto podamos y hacer de este lugar un espacio más agradable.

Por cierto, ¿que hoy juega Colombia (¿o más bien la selección de colombia o.O ?) y Ecuador (¿o más bien la selección de Ecuador?)? pues me vale tres hectáreas de verga!

¿Es justa una intervención en Siria?

Publicación enteramente del blogger Gabriel Andrade en Opiniones de Gabriel

 Hay dos tipos de oposición ideológica a la intervención militar occidental en Siria: una es idiota, la otra es inteligente. La idiota se ampara en un profundo sentimiento anti-occidental: toda acción militar armada es y ha sido condenable. Quienes esgrimen este argumento, suelen invocar el principio de soberanía (de formulación occidental, valga añadir) que quedó establecido en el tratado de Westphalia en el siglo XVII: cada nación es soberana, y ningún país tiene derecho a inmiscuirse en los asuntos internos de otro país.
gabriel1
            Esta postura, me parece, es profundamente inmoral. El culto a la soberanía nacional ofrece una gran oportunidad para que los tiranos tengan el camino libre para cometer cualquier tipo de atrocidad dentro de sus territorios, pues se les garantiza que ningún poder ajeno intervendrá para poner fin a sus agresiones internas.